CAILLO

Fruto de una planta silvestre poco mayor que una almendra, de color verde y con pequeñas púas tipo arpón.

Los nenes se tiraban caíllos unos a otros y estos se quedaban agarrados a la ropa. Si alguno caía en la cabeza, había que cortar el pelo donde se enganchase pues no había otra forma de quitarlo.