CLARILLA

Agua pasada por ceniza que se usaba para lavar la ropa.

Sobre un lebrillo se ponían dos palos y sobre estos una canasta de vareta de olivo llena de ceniza. Se le echaba agua poco a poco para que esta cayese despacio al lebrillo impregnándose de ceniza.