CUANDO LLEGUE SAN JUAN, VEREMOS QUIEN TIENE CASA

Los arrendamientos de las casas se hacían de S. Juan a S. Juan, por eso, al llegar S. Juan los que se mudaban, eran que no tenían casa propia.