LA TAJA

Trozo de caña partida por la mitad a su largo. Cuando se compraba pan fiado se unían los dos trozos y se hacia una mueca por la unión de estos, uno por pan. El panadero se quedaba con uno de los trozos y el que se llevaba el pan se llevaba el otro.