PASAISO

Entrada ancha a modo de distribuidor en el asiento del cortijo, por donde incluso entraban las bestias a este.