PITAERA

Trozo de unos cuatro o cinco centímetros de caña de trigo aún tierna mordida en un extremo, que se sujetaba con los labios y al soplar por ella daba un pitido.