QUEMA MÁS QUE LAS PALABRAS DE UNA SUEGRA

Frase que indica cuando alguien, hablando, es hiriente con intencionalidad.