RETRANCA

Atajarre con correas  desde él hasta  el filo de la parte trasera del aparejo que junto con unas cadenas en sus laterales, sujetan el carro a la bestia. No era para tirar de este, sino para sujetarlo. En las cuestas abajo serbia de freno y para que el carro no le llegase a la bestia.