SI NO COMES, VAS A SOÑAR CON LA PROSECIÓN DE LAS ÁNIMAS

Frase que se le decía a los nenes que no querían cenar, para que lo hiciesen.