TENER LAS OREJAS COMO PITAS

Estar en sobre aviso, vigilante.